La laicidad del Estado en Colombia se estableció indirectamente en la Constitución de 1991, que no menciona la naturaleza laica del Estado, pero sí lo implica, y es por eso que la Corte Constitucional tuvo que declarar explícitamente a Colombia como un estado laico en diversas sentencias.

Esto implica que el Estado colombiano no debe adherirse a ninguna denominación religiosa o credo alguno, y permanecer neutral respecto a todas y cada una de las cosmovisiones espirituales del mundo, incluida la falta de ellas. También implica que, al realizar sus tareas, el Estado debe ser equitativo ante cualquier práctica religiosa o espiritual o su ausencia deliberada. Un Estado es confesional cuando se trata de su propia política constitucional para estar expresamente unido a un credo religioso específico. Colombia es un Estado laico, no confesional y con algunas prácticas políticas seculares derivadas de la visión cristiana / católica del mundo y la sociedad. Sin embargo, existe una fuerte tendencia a que las funciones estatales favorezcan a una teocracia cristiana.

El propósito principal de la publicación “Estado de la laicidad en la Escuela Pública en Colombia (2010-2017)” es ampliar la información disponible relacionada con la etapa de separación iglesia / estado en materia de educación en la escuela o colegios públicos de Colombia, incluida en el informe “Estado de la Laicidad en Colombia (2010-2017)”. Esta publicación tiene como objetivo proporcionar fuentes de referencia precisas y confiables a investigadores, periodistas, defensores del laicismo y Derechos Humanos, agencias, organizaciones, instituciones y afiliados.

Este es el primer informe sobre el tema realizado en este país, por lo que existe una intención deliberada de presentar la mejor cobertura relacionada con la separación de la iglesia y el estado y cómo se materializa en los siguientes aspectos: estado legal de la laicidad, asignatura de religión, ritos y signos religiosos en las escuelas o colegios públicos, influencia del clero católico, discriminación (caso Sergio Urrego) y conclusiones.

En todos esos aspectos, la laicidad ha permeado en diferentes grados, con casos de progreso y contratiempos por igual. Para analizar con precisión este fenómeno, se ha presentado una cuadrícula que evalúa cada aspecto en cuatro categorías: crítica, deficitario, regular y firme, cada una con un rango de puntuación que permitirá comparar resultados anuales y calificar diferentes territorios nacionales. De los 50 puntos posibles, un estado se considera regular entre 36 y 45, deficitario entre 13 y 35 y crítico entre 0 y 12.

Resumen del estado de la laicidad en la escuela pública en Colombia
Disponible para su lectura

Ver informe completo del estado de laicidad

Ver la versión en Inglés


Si tiene alguna denuncia de violación a la laicidad en colegios públicos, puede ayudarnos diligenciando este formulario:

Los campos marcados con * son requeridos.