Aunque en Colombia los estudios que desde las ciencias sociales se ocupan de este asunto son escasos, los datos disponibles indican que, pese a su diversidad interna, buena parte de los ateos, agnósticos y no-afiliados a ninguna religión manifiestan una ruptura con los valores tradicionales que acabamos de mencionar. Por ejemplo, entre ellos son más frecuentes los cuestionamientos a los valores cristianos relacionados con la sexualidad, la reproducción y la familia. Asimismo, en este sector de la población es más frecuente el apoyo a las iniciativas políticas que busquen el reconocimiento de los derechos de la población LGBTI y la completa despenalización del aborto.